Joana Sampedro

Y entraron en el gimnasio para robar…

Aquel lunes por la mañana, cuando nos dirigíamos como de costumbre hacia el gimnasio para nuestra clase de pilates, no sabíamos todavía que nos toparíamos con un espectáculo de lo más desolador. Fue, en efecto,